La República de Weimar

Colonia y Rin en los años 20
Colonia y Rin en los años 20

Alemania, 1919. Después de la derrota en la gran guerra, la situación de Alemania estaba desastrosa. La guerra había terminado, pero el país no estaba en paz.

Desde noviembre de 1918, tropas aliadas ocupaban la margen izquierda del río Rin y cabezas de puente en Colonia, Coblenza y Maguncia. Una franja de 50 km de ancho en la margen derecha, nuestra región incluya, había sido declarada zona desmilitarizada.

Estado Libre de Prusia (1919-1932)

Muchas personas, no sólo socialistas, pensaban que Prusia, hasta ahora el epítome de un estado militar y autoritario, gravaría la joven república. Había planes serios para dividir Prusia en estados más pequeños. Sin embargo, Prusia prevaleció y se convirtió en el Estado Libre (es decir, república) de Prusia dentro de la República de Weimar, y en 1920 obtuvo una constitución democrática.

Finalmente, Prussia acabó con su sufragio restrictivo. A partir de ahora, el derecho de voto universal e igualitario se aplicó a todos los hombres y mujeres. A lo largo de los años de la República de Weimar, el Estado Libre de Prusia fue un «pilar de la democracia», como dijo Gustav Stresemann.

Separatismo en Renania

Existían partidos políticos separatistas desde 1918/19 que se oponían a la Prusia, pero a pesar de su objetivo principal en común tenían fines diferentes, como p.ej. una república renana dentro de Alemania o una república independiente y neutral. Ya el 10 de noviembre de 1918, el día después de la proclamación de la república, algunos políticos del Partido del Centro sugieron la secesión de Renania de Berlín. En aquel entonces, mucha gente temían que Renania sería anexada por Francia.,

Muchas de estas ideas fueron expresadas por Konrad Adenauer (1876-1967), el primer Canciller de la República Federal de Alemania, en aquel entonces alcalde de Colonia. El sugirió dividir a Prusia y unir sus provincias occidentales en una «República de Alemania Occidental» dentro de la República de Weimar para romper a la «casta beligerante» (en alemán: «kriegslüsterne Kaste») que había dominado a Prusia. Así, la joven república podría en vivir paz con sus vecinos Francia y Bélgica.

Desde entonces, Adenauer era un hombre muy controvertido. Adenauer habló de separar Renania de Prusia, no de Alemania – lo que quería era un estado federado de Alemania Occidental de Alemania, como tenemos hoy en día los estados federados Renania del Norte-Westfalia, Renania-Palatinado, Hesse, Brandenbug y Berlín. La separación de Renania de Alemania contra la ley o aún la unión con Francia no eran opciones para él.

Sin embargo, hubo otros más radicales. En junio de 1919, un grupo alrededor del Dr. Hans Adam Dorten (1880-1963) ocuparon el edificio de gobierno en Wiesbaden, Hesse, con el apoyo de las tropas de ocupación francesas. Dorten proclamó la República renana dentro del Imperio alemán. Sin embargo, huelgas y manifestaciones masivas le obligaron a retirarse ya cuatro días más tarde, bajo protectorado francés de nuevo.

La Asamblea Nacional de Weimar

En las elecciones para la Asamblea Nacional el 19 de enero de 1919, las mujeres pudieron votar por primera vez. El SPD surgió como la facción más fuerte y construyó una coalición con el Partido del Centro, el Partido Popular de Baviera y el Partido Democrática Alemana, la llamada «Coalición de Weimar», de 1919. El 6 de febrero de 1919, la Asamblea Nacional se reunió en Weimar, y este lugar ha dado el nombre a la primera república alemana. El 11 de febrero, Friedrich Ebert (SPD) fue elegido Reichspräsident (presidente). El 13 de febrero, el gobierno provisional le asignó el poder al primer gobierno democrático bajo el canciller Philipp Scheidemann.

El 11 de agosto de 1919, la Constitución de Weimar entró en vigor. Fue considerada como la más libre del mundo, y les concedió libertades y derechos también a sus más feroces enemigos. El Reichspräsident fue elegido directamente por el pueblo y tuve una posición muy fuerte. Era él que nombró y removó al canciller, podía disolver el Reichstag y tenía el mando supremo de las fuerzas armadas, la Reichswehr. Además, el artículo 49 le permitió a emitir «decretos de emergencia», en caso de desacuerdo con el Reichstag sobre una ley. Por primera vez, la bandera nacional era negro-rojo-oro.

El Tratado de Versalles

Mientras la Asamblea Nacional de Weimar debatía sobre la constitución, las potencias vencedoras negociaban en Paris. Por desgracia, el presidente estadounidense Woodrow Wilson no pudo llevar adelante su «Catorce Puntos», es decir la paz sobre la base de la «autodeterminación de los pueblos», sin vencedores ni vencidos. Las condiciones para la paz fueron muy duros: Alemania perdió grandes territorios, tuvo que pagar reparaciones a gran escala, reducir drásticamente las tropas y entregar la mayor parte de su material de guerra.

Renania seria permanentemente desmilitarizada, y las tropas aliadas que ocupaban la orilla izquierda del Rin y puente de cabeza de puente quedarían por un período de 5-15 años. Además, los aliados tuvieron el derecho de ocupar la margen derecha también, si Alemania violaría el tratado. Según el artículo 231 Alemania tuvo que aceptar la responsabilidad de la guerra, lo que les amargó mucho a los alemanes. Como protesta, el gobierno de Scheidemann dimitió. Pero no había otra manera, el 28 de junio, el Tratado de Versalles se firmó.

Años de violencia

La joven República de Weimar, sin embargo, se vio seriamente debilitado desde el principio. Los extremistas de derecha mostraron abiertamente su desprecio por la república

El golpe de Kapp-Lüttwitz

En marzo de 1920, las tropas del general Walther von Lüttwitz ocuparon Berlín e instalaron a Wolfgang Kapp, un oficial derechista, como canciller del nuevo gobierno. En el imperio del Káiser esto habría sido alta traición, pero entonces el Reichswehr se negó a intervenir. Sin embargo, los oficiales de Berlín se negaron a aceptar las órdenes de Kapp, y las huelgas generales paralizaron la capital. Por lo tanto, el golpe fracasó ya cuatro días después.

Ejército rojo del Ruhr

En la cuenca del Ruhr, el malestar social y las huelgas generales durante el golpe de Kapp se convirtieron casi en una guerra civil. El mismo día, se formó un «ejército rojo del Ruhr» con unos 50.000 hombres armados. Apoyado por una huelga de más de 300.000 mineros, conquistaron la región entera. En vano el ministro del interior Severing luchó para resolver la crisis sin violencia. Luego las tropas de la Reichswehr y los Freikorps reprimieron despiadadamenteel la insurrección, matando a mucha gente heridos según a ley marcial hasta que Reichspräsident Ebert puso coto a esto.

Estas experiencias traumáticas dejaron sus marcas. En las elecciones del junio de 1920, la «Coalición de Weimar» perdió su mayoría. En los años siguientes, muchos gabinetes de corta duración siguieron.

Asesinatos políticos

El tratado de Versalles duro, percibido como humillante por mucha gente, hizo la derecha radical fuerte. Sus fuerzas armadas paramilitares se unieron y formaron organizaciones secretas que se sentían con derecho a tomar venganza. Matthias Erzberger, que había negociado el armisticio, fue asesinado en 1921. El 4 de junio 1922 Philipp Scheidemann escapó por poco de un ataque. Un año más tarde, el ministro de relaciones exteriores Walter Rathenau fue asesinado. El país entero estaba en estado de shock, y por un momento, la indignación y el dolor les unieron a la gente, aún incluso los partidos políticos.

El año de crisis 19123

Ocupación del Ruhr

La situación llegó a ser aún más crítica cuando en 1923 tropas franceses ocuparon la región del Ruhr porque Alemania estaba atrasada en el pago de las reparaciones acordadas en el tratado de Versalles.

Luego tropas franceses entraron también en ciudades renanas como Bonn y Königswinter. El gobierno alemán llamó a la resistencia pasiva: las órdenes de las fuerzas de ocupación no se cumplieron, y huelgas generales paralizaron la industria, la administración y el transporte. Infelizmente hubo cada vez más actos de sabotaje y ataques contra las fuerzas de ocupación, mas de 100 personas murieron.

Con la ocupación del Ruhr, también en los territorios ocupados de Renania se agravaron las tensiones entre las tropas francesas y los locales, en Bonn, unos 350 personas fueron exiliados. Muchos hombres jóvenes que habían sido desterrados y vivían de «subsidios Cuenca del Ruhr» se unieron a los grupos separatistas. Finalmente, la resistencia pasiva resultó en un negocio malo para el gabinete de Poincaré. Por otro lado, casi arruinó la economía alemana y exigió grandes sacrificios. Unos 150.000 personas eran castigados o exiliados, incluso, unos dos millones de personas sin ingresos.

Inflación

Los beneficios pagados a estas familias se tragaron suma enormes de dinero que la joven República de Weimar sacudida de crisis no podía reunir. El gobierno no sabía otro remedio que de imprimir y echar más dinero. También los estados, ciudades y aún as compañías echaban dinero. Cuanto más dinero era en circulación, cuanto menos valía la pena, y la inflación ya existente se salió de control, con el tiempo los precios aumentaban varias veces al día.

En septiembre de 1923, el valor de la Goldmark cayó en un abismo sin fondo y la economía se derrumbó. Era irresponsable continuar la resistencia pasiva, aunque fue una decisión impopular. En septiembre de 1923, el nuevo canciller Dr. Gustav Stresemann mandó el fin de la resistencia pasiva y proclamó el estado de emergencia en todo el país. En esta situación desesperada, el gobierno en Berlín pensó en separar Renania, al menos por un tiempo, de Alemania, y entregar la responsabilidad a las fuerzas de ocupación.

República Renana y la «Batalla de las Siete Montañas»

A medida que la situación en Renania ocupada se deterioraba cada vez más, los grupos separatistas se radicalizaban. Varios grupos se unieron. En octubre, los separatistas atacaron en las ciudades de Aquisgrán, Bonn y Coblenza, aquí proclamaron la «República Renana».

El 25 de octubre, los separatistas «asaltaron» Königswinter, como informó la prensa local. Esta elección de expresión se comprende bien al darse cuenta de lo que había pasado: personas ajenas marcharon a la ciudad, ocuparon la alcaldía a mano armada y molestaron a los ciudadanos .. y todo esto bajo protección del militar francés. Los separatistas a menudo anduvieron en coche en aldeas cercanas para requisar alimentos, o, desde el punto de vista de los lugareños, para robar. Por eso formaron grupos de defensa. El 15 de Noviembre de 1923 estalló un combate entre un grupo de separatistas y los defensores de la aldea, en el cual por lo menos 14 separatistas y 2 lugareños murieron. Hay un monumento en Ägidienberg-Hövel que nos recuerda esta batalla.

Por fin, Francia y Inglaterra acordaron acabar con las tendencias separatistas. Los separatistas restantes se exiliaron, y el 28 de diciembre de 1924 la «República Renana» dejó de existir.

«Octubre Rojo»

Sin embargo, el año de crisis estaba lejos de terminar. En septiembre, unos 50.000 – 60.000 hombres formaron «batallones proletarios» comunistas, lo que era en contra del Tratado de Versalles. También había comunistas en los gobiernos de Sajonia y Turingia. Ebert y Stresemann ordenaron a tropas, hubo batallas con muchos muertos y heridos. Por último, dissolvieron a los «batallones proletarios» y los ministros comunistas tuvieron que dimitir. Al mismo tiempo, la policia reprimó un levantamiento comunista en Hamburgo bajo Ernst Thalmann.

Golpe de Estado de Hitler

Baviera era un bastión de los extremistas de derecha. El 9 de noviembre 1923 Adolf Hitler encabezó un golpe de Estado en una cervecería de Múnich. El golpe fracasó, Hitler fue arrestado y condenado a cinco años de prisión, pero fue liberado ya a finales de 1924. En los últimos meses en la cárcel, escribió «Mein Kampf» (Mi lucha).

Noviembre de 1923. El gobierno de Stresemann introdujo una nueva moneda, el Rentenmark, más tarde Reichsmark, y redujo drásticamente los gastos y aumentó los impuestos. Sin embargo, la estabilidad de la moneda fue el primer rayo de esperanza al final del año de crisis de 1923.

La recuperación breve

Los años siguientes permitieron una breve recuperación económica y un poco de estabilidad política. Un comité internacional elaboró y puso en vigor el Plan Dawes que regló el pagamiento de reparaciones. Alemania estaba obligada a pagar enormes sumas de dinero cada año, de esa manera los intereses de los aliados estaban cubiertos. Por otro lado, Alemania pudo tomar un respiro, obtuvo grandes préstamos extranjeros y se limitó el derecho a sanciones de los aliados. Por otra parte, los franceses finalmente aceptaron el Plan Dawes y se retiraron de los territorios ocupados en julio y agosto de 1925. De esta manera, la economía alemana se recuperó gradualmente y en 1928 alcanzó el nivel de producción de 1913. También se hizo mucho para la gente: El seguro de desempleo, 8 horas al día, una mejor protección para los jóvenes y madres que trabajaban, vacaciones pagadas, nuevas viviendas, educación y otros beneficios.

Briand y Stresemann

En cuanto a la política exterior, estos años son marcados por Aristide Briand de Francia y Gustav Stresemann de Alemania. Ambos se esforzaba para entendimiento en lugar de enemistad. En el tratado de Locarno, Alemania aceptó la frontera del oeste así como mantener la Renania como una zona desmilitarizada. Por su parte, Alemania recuperó la libertad de acción, estaba protegida contra ataques franceses al Rin y a la Ruhr. En julio de 1925, las tropas francesas comenzaron a retirarse de la Cuenca del Ruhr. En 1926, Alemania ingresó a la Sociedad de Naciones. El mismo año, Briand y Stresemann fueron premiados con el premio Nobel de la Paz. En junio de 1930 las últimas tropas se retiraron de Renania.

Giro a la derecha

Sin embargo, no todos los alemanes y franceses estaban listos para una política de entendimiento, Briand y Stresemann fueron criticados severamente en sus países y poco después, Briand fue sustituido por Poincaré. En las elecciones generales alemanas para el Reichstag de 1928, el Partido Popular Nacional Alemán (en alemán: Deutschnationale Volkspartei, DNVP) surgió como el segundo partido en el Reichstag, después de una campaña contra el Tratado de Locarno.

Tras la muerte del primer Reichspräsident Friedrich Ebert en 1925, el pueblo Alemán había elegido al mariscal de campo Hindenburg, un partidario de la monarquía y el candidato de la derecha política. Sin embargo, presto juramento en la Constitución de Weimar y se mantuvo fiel a ella hasta el final. Para mucha gente, en particular las tropas del Reichswehr, Hindenburg era un «emperador sustituto», porque él representaba la tradición conservadora, nacional, y con él en la cabeza esta gente podían arreglarse con la República a pesar de que rechazaban la democracia parlamentaria. Sin embargo, Hindenburg ya era 78 años cuando asumió su nuevo cargo.

El declive

En Alemania, la recuperación económica de los años 1924-1929 era posible gracias a los préstamos extranjeros.

Crisis económica mundial

Pero el 25 de octubre de 1929, una caída da la bolsa en Nueva York se amplió en una crisis económica mundial y la depresión mundial que causó altas tasas de desempleo en los países industrializados, quiebras bancarias y colapsos de crédito. En Alemania, la depresión llevó a un colapso económico, desempleo masivo y pauperización. Mucha gente se quedaron en la miseria. Ahora, los extremistas llegaron a ser más y más fuertes, entre ellos Adolfo Hitler y su movimiento nacionalsocialista. Tras su triunfo en las elecciones de 1930, el partido nazi era la segunda fuerza política del país.

En aquel entonces, la democracia parlamentaria ya no existía. La última coalición de partidos democráticos había derrumbado en 1928. Reichspräsident Hindenburg nombró como canciller a Heinrich Brüning (Partido del Centro), pero este no tenía una mayoría en el Reichstag y gobernó por decretos de emergencia del Reichspräsident.

Alemania estaba en medio de una severa recesión y Brüning optó por una política de deflación. Pero la situación se volvió cada vez más dramática. Además, Brüning tenía poderosos enemigos en el séquito de Hindenburg. Ey el 30 de mayo de 1932 tuvo que dimitir, y Hindenburg nombró a Franz von Papen, un ardiente conservador.

«Preußenschlag» (Golpe de Estado de Prusia)

A lo largo de los años de la República de Weimar, el Estado Libre de Prusia había sido un pilar de la democracia. El gobierno había luchado por la democracia hasta el último momento. En Prusia, las bandas paramilitares, la SA y la SS de Hitler, el Stahlhelm de derecha y otros grupos extremistas eran prohibidos, y los extremistas no podían entrar en funciones públicas. Sin embargo, el gobierno prusiano tenía enemigos poderosos. Bajo el pretexto de que había perdido el control del orden público en Prusia, el canciller von Papen emitió un decreto de emergencia el 20 julio de 1932 que acabó con el gobierno democrático y se nombró Comisario del Reich para Prusia. Prusia como estado ya no existía. En 1934, los Nazis abrogaron los parlamentos de los estados (Länder), en 1947 los aliados de la Segunda Guerra Mundial en 1947 acabaron de jure con Prusia.

La cancillería de Hitler

En julio de 1932 las elecciones legislativas dieron la supremacía a los Nazis. El 30 de enero de 1933, presionado por el ex canciller Franz von Papen y otros conservadores, el presidente Hindenburg nombró a Hitler canciller de una coalición de nazis y conservadores.

Referencias

Las fotos son de la Wikipedia alemana, licencia  Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Germany.

  • Weimar, Vereidigung Eberts, 1919. Atribución Bundesarchiv, Bild 146-1978-042-11 / Sennecke, Robert / CC-BY-SA 3.0
  • Kapp-Putsch, Brigade Ehrhardt. Berlin. Atribución Bundesarchiv, Bild 183-H25109 / CC-BY-SA 3.0
  • Dortmund, Hauptbahnhof. Atribución Bundesarchiv, Bild 102-00025 / CC-BY-SA 3.0
  • Inflation, Käuferschlange vor Lebensmittelgeschäft „Butter-Handlung“ der Gebrüder Groh, Hoflieferanten. Atribución Bundesarchiv, Bild 146-1971-109-42 / CC-BY-SA 3.0
  • Berlin – demolierte Schaufenster des Warenhauses Wertheim, Oktober 1930, unbekannt. Atribución Bundesarchiv, Bild 102-10561 / CC-BY-SA 3.0.
  • Berlin, SA-Aufmarsch am Brandenburger Tor, Heinrich Hoffmann, 1933. Atribución Bundesarchiv, Bild 137-048390 / CC-BY-SA 3.0

Las otras imagines son de la Wikipedia también, public domain section.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*