Rosenau

Montaña Rosenau, ruina medieval, Siebengebirge, Königswinter
Ruina medieval

En medio del Siebengebirge, bajo del Monte Ölberg, se encuentra la collina Rosenau con la ruina de un pequeño castillo.

Al llegar al sendero alrededor del monte Ölberg (Ölbergringweg), un camino estrecho y sinuoso caminoles lleva al Rosenau con las ruinas de un pequeño castillo medieval. Verá el cartel «Aufstieg zur Rosenau», ascenso a Rosenau. Después de tomarseun respiro, pueden subir las escaleras y disfrutar de la vista del monte Ölberg y del valle del Rin. Infelizmente, no sabemos casi nada de él,

La ruina de un pequeño castillo medieval

Sin embargo, puede que no se sienta como el señor o la señora del castillo de allí. Las ruinas que ves son todo lo que ha quedado del pequeño castillo. Tan hermoso como luce hoy el ladrillo medieval en medio del bosque, vemos que los bloques de piedra (traquita) sólo fueron tallados en bruto y usados inmediatamente. Obviamente, el castillo de Rosenau fue construido a gran prisa en pocos años.

Dietrich von Rosenouwe

Desde 1222, Dietrich von Dorndorf, un noble inferior, se llamaba a sí mismo Dietrich von Rosenouwe, es decir, Señor del Castillo de Rosenouwe, que es la ortografía medieval. Volvamos a la Alta Edad Media. En el Sacro Imperio Romano Germánico, Federico II gobernó desde su tierra natal, Sicilia. Nuestra región acababa de encontrar algo de paz después de años de guerras por el trono y también la silla de arzobispo. En el Siebengebirge, los arzobispos de Colonia poseían los castillos Drachenfels y Wolkenburg, los Condes de Sayn poseían el castillo de Löwenburg.

Ahora, ¿qué quería este Dietrich aquí, y de quién era el señor? Por desgracia, sólo podemos especular. Murió en 1243, y en el mismo año su familia vendió el castillo a la cercana abadía de Heisterbach. Los monjes cistercienses de Heisterbach lo derribaron alrededor de 1250. Los motivos para ello han permanecido en la oscuridad hasta hoy.

Una vez hubo un hotel

Siglos más tarde, en la época del Imperio Alemán, un hotel se encontraba en la cima de una colina nivelada. Un guía Siebengebirge de esa época destaca especialmente la «buena comida, el hermoso salón, las habitaciones de alojamiento, especialmente la gran terraza». No ha quedado nada de este hotel. Hoy podemos descansar un poco en un banco o en el refugio debajo de las ruinas del castillo.

Rosenau es un de mis lugares favorecidos. Siempre es una alegría volver a verla.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*