Drachenfels

Drachenfels, ruina del castillo medieval, Siebengebirge, Königswinter
Ruina del donjón

Monte Drachenfels, en español la «Roca del Dragón», es ciertamente el más famoso de las Siebengebirge. Ya ha inspirado a poetas como Lord Byron y Heinrich Heine. Hoy en día atrae a muchos visitantes cada año.

Si hacen un viaje en barco por el Rin o un viaje en tren entre Colonia y Frankfurt, y llegan a Bonn-Bad Godesberg en la orilla izquierda y a Königswinter y Bad Honnef en la orilla derecha, tienen una maravillosa vista del Monte Drachenfels. Para mucha gente de nuestra región, volver a ver al Drachenfels después de un viaje es muy emocional.

Subir al Drachenfels

La subida es un pequeño reto, pero un paseo por el valle Nachtigallental, el viejo camino de los burros «Eselsweg» o por el «bosque salvaje», partiendo de la aldea Rhöndorf, seguro que le complacerá. Desde la parada de autobús Wintermühlenhof, un camino pavimentado les lleva a la casa de Hirschburg y más adelante en dirección al Drachenfels. Por supuesto, también puede tomar el Drachenfelsbahn, el histórico tren de cremallera hasta el Drachenfels. Sí, es histórico porque ha estado funcionando desde 1883, en aquel entonces equipado con un motor de vapor. Fue el primer ferrocarril de cremallera en Alemania.

Desde la cumbre del Drachenfels se tiene una maravillosa vista sobre el valle del Rin, en días claros hasta Colonia.

El castillo Drachenburg

A media altura entre la ciudad de Königwinter y la cumbre del Drachenfels se encuentra el castillo Drachenburg. Fue aquí donde el Barón Sarter de Bonn cumplió un sueño a finales del siglo XIX. Este estilo se llama «historicismo» porque utiliza formas históricas, pero las exagera y las mezcla. Hoy en día, la albacara alberga el Museo de Historia de la Conservación de la Naturaleza.

El castillo medieval Drachenfels

Pueden visitar las ruinas del castillo medieval en la cima. El castillo fue construido en 1140-1167 como una fortaleza de los arzobispos de Colonia en la frontera sur de su territorio. Era un castillo en lo alto de una colina, bien protegido por su ubicación y sus bretèches con maquicolaciones. Los atacantes apenas podían levantar equipo pesado de asedio; también estaban expuestos a flechas de fuego y piedras.

Los burgraves

Alrededor de 1225, el primer burgrave apareció en las fuentes históricas. En 1248 comenzó la construcción de la catedral gótica de Colonia. Como la traquita de los Drachenfels era la piedra perfecta, pronto se llegó a un acuerdo con los burgraves, y pronto hicieron una considerable fortuna. En cuanto a la economía, fueron buenos tiempos.

Sin embargo, en cuanto a la política fueron tiempos difíciles. En la década de 1280, los burgueses se vieron involucrados en la guerra regional de la sucesión del Ducado de Limburgo entre el arzobispo Siegfried II de Colonia y el duque Juan I de Brabante. Fueron derrotados en 1288 en la batalla de Worringen y llevados cautivos. En adelante los burgraves fueron vasallos involuntarios del Conde de Berg.

Sin embargo, se recuperaron. A finales de la Edad Media nos encontramos con el más famoso burgrave del Drachenfels, Godart (1388-1428). Una anécdota dice que llevaba un hermoso anillo – con un pedazo de traquita de los Drachenfels! Sin embargo, Godart ya no vivía en el castillo, sino en un confortable y caluroso apartamento en Königswinter.

Conflicto familiar

Desde la mitad del siglo XV una generación hubo un conflicto en la familia de los señores del Drachenfels. En 1493, el Conde Claus del Drachenfels fue matado por su primo Heinrich. Aún hoy hay una cruz de piedra en la escena del crimen, un lugar llamado el Kuckstein (delante de la Nibelungenhalle). Heinrich fue el último de los burgraves de la familia de Drachenfels, murió en 1530.

El final del castillo

Cien años más tarde, la Guerra de los Treinta Años rabió en Europa, esos años fueron terribles. En 1633, primero los suecos y luego los españoles ocuparon el castillo. En 1642, el arzobispo de Colonia mandó destruir lo que quedaba de ella. El tiempo de los castillos había pasado.

Para leer más sobre los burgraves de Drachenfels y el castillo, véase Castillo medieval Drachenfels en el capítulo «castillos».

Las canteras romanas

Con tanto romanticismo del Rin casi se olvida que el Drachenfels si tiene su historia agitada. Ya los Romanos ganaron traquita al Drachenfels: de las canteras romanas fueron extraídas grandes cantidades de piedras y transportadas al norte, partiendo del pequeño ¿puerto romano? de Königswinter. Los historiadores y los expertos locales siguien disputande si había un verdadero puerto o no. En cualquier caso, en las ciudades romanas de Bonn y Colonia, aún en Xanten y Nimega se construyó con traquita del Drachenfels.

El romanticismo descubre el Rin

Después de la victoria sobre Napoleón, al final de décadas de guerra, fue posible viajar de nuevo. Fueron primero los viajeros británicos los que descubrieron el valle del Rin. Lord Byron dedicó un poema a los Drachenfels. Los románticos entre los poetas y pintores amaban el estrecho valle del Rin Medio con tantas muchas ruinas de castillos medievales.

Pero no sólo ellos, también vino el príncipe heredero Friedrich Wilhelm de Prusia. Sí, en ese momento, después del Congreso de Viena, nuestra región pasó a formar parte de la «Provincia del Rin» del Reino de Prusia. Visitó el Drachenfels dos veces en 1815 y 1817, fue un golpe de suerte como veremos más adelante.

¡Salvar al Drachenfels!

La reapertura de las carreras

En 1823, en Colonia, se iniciaron reparaciones de la catedral aún no terminada. Como grandes partes fueron construidas con traquita del Drachenfels, la logia de los constructores de la catedral lo exigió. Fue muy interesante y lucrativo para los trituradores de piedra de Königswinter. Pero la cumbre del Drachenfels con las canteras no les pertenecía, y mucha gente estaba preocupada porque los daño ya causados al Drachenfels eran alarmantes. Las negociaciones duraron mucho tiempo, pero no tuvieron éxito. Finalmente los trituradores de piedra pudieron comprar la zona y reabrieron las canteras.

El Estado Prusiano viene al rescate

Entonces el Drachenfels recibió ayuda de una persona eminente. El Príncipe Heredero Federico Guillermo IV había leído en un periódico sobre la reapertura de las canteras y actuó de inmediato: Su mariscal de la corte escribió al Oberpräsident (el más alto representante del estado de Prusia dentro de una provincia prusiana) en Coblenza que el Príncipe Heredero y toda la familia real estaban muy preocupados por la preservación de las ruinas de los Drachenfels.

A partir de entonces, una larga y amarga batalla legal se libró entre los trituradores de piedra, los ciudadanos comprometidos y las autoridades prusianas. Finalmente el rey Federico Guillermo III tuvo que decidir por sí mismo. En 1836 el gobierno prusiano compró la cumbre del Drachenfels con la ruina por 10.000 táleros y decretó el cierre de todas las canteras. Entonces el Monte Drachenfels fue clasificado como un monumento histórico y puesto bajo protección.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*