El Dragón del Rin | Mobile Buscar Mapa del Sitio | Alemania Inglaterra Francia

Nuevos enemigos: Francos y Alamanes

Römerin
Replicas de lápidas Romanas en la Rheinaue en Bonn
En la frontera del Imperio Romano: Introducción Germania Inferior Francos y Alamanes

El tiempo de la anarquía militar (235-284/85) es considerado como un tiempo de crisis, muchos historiadores hablan de la crisis del siglo III. El frecuente cambio a la fuerza al trono imperial no le permitió al Imperio de descansar. Al mismo tiempo tenía que defenderse en varios frentes contra enemigos nuevos y poderosos:

los Sasánidas persas en el este, los godos y los Sármatas al Danubio, y los Alamanes y los Francos al Rin.

Francos y Alamanes

Alrededor de 250, las fuentes romanas mencionan correrías de los "Francii" en Galia. Los Francos, "los libres" según ellos, "los salvajes" según los Romanos eran una confederación des tribus procedentes germánicas. Una y otra vez, Francos y Alamanes invadieron Germania Superior, saquearon el país y quemaron muchas campos militares a lo largo del Limes, y muchas veces los legionarios romanos llegaron demasiado tarde lo que les animó a los Germanos. Estas correrías fueron devastadores para las provincias romano-germánicos al Rin y al Danubio.

En aquel entonces, la mayoría de las ciudades romanas no tenía un murallón. Colonia Claudia Ara Agrippinensium (Colonia) era una excepción, ya en la mitad del primer siglo se había construido un murallón enorme utilizando piedras de la montaña Drachenfels. La gente en las aldeas no tenían ninguna protección, por lo que muchos se fueron hacia el interior del Imperio Romano, dejando sus aldeas abandonadas. Con el tiempo, muchas regiones estaban desiertas.

Año de catástrofe

Cuando los Sasánidas persas atacaron las provincias romanas en el este, las tropas del Rin se retiraron. La frontera renana no era protegida. En 256-258, los Francos invadieron la provincia de Germania Inferior. Varias guarniciones a lo largo del Rin fueron destruidos, Tréveris fue conquistada y sólo Colonia con su murallón superó el asalto. El emperador Galieno (253-268) reconquistó Tréveris y defendió Galia Bélgica y Germania Superior. Su gobernador en Germania Inferior, Póstumo, marchó contra los Francos y logró una victoria decisiva.

Pero en 260, Galieno tuvo que romper de repente la campaña. Su co-emperador en el este, su padre Valeriano, había sido derrotado por los Sasánidas y aún estaba prisionero. Tan pronto como la noticia llegó a Roma, una guerra civil estalló. Galieno retiró tropas del Rin. Una vez más, los Francos y los Alamanes cruzaron el Rin, y todos los campos militares romanos, torres de vigilancia y asentamientos civiles a lo largo del Limes desde el Rin hasta el Danubio fueron destruidas o abandonadas, y las provincias fueron asaltados peor que nunca.

Imperio Galo

Las tres provincias galas, Germania Inferior y Superior Germania, de vez en cuando también España y Britania, se separaron de Roma y formaron el Imperio Galo (260-274). Póstumo fue proclamado emperador por sus tropas, conquistó Colonia y la convirtió en capital del nuevo imperio. En conjunto, era un buen tiempo para Galia y Renania, y un nuevo período de prosperidad para Colonia. Pero el emperador Aureliano (270-275) en Roma quería acabar con el Imperio Galo y marchó sobre los Alpes con sus tropas. En el año 274, en Châlons-sur-Marne, Aureliano derrotó al emperador galo Tétrico y restauró la autoridad de Roma. Sin embargo, muchos soldados murieron, y casi no había nadie para defender la frontera del Rin contra los invasores germánicos.

La caída del Limes

Ya en el mismo año, los guerreros francos y alemanes cruzaron el Rin y devastaron el país. La población romanizada de Agri Decumates, la región entre el Rin y el Danubio, se fue al interior del Imperio Romano. Muchas fortalezas a lo largo del Rin fueron destruidos, Colonia y Tréveris fueron conquistadas y saqueadas. También una gran parte de los Países Bajos, Bélgica y Francia fueron devastadas, París estalló en llamas. La guarnición de Bonn no fue destruido, pero las aldeas y asentamientos eran sin protección y la gente se refugiaron en las guarniciones. Durante tres años, la anarquía prevaleció hasta que el emperador Probo (276-282) pude derrotar a los Alemanes y los Francos. Luego abandonó el Limes, la frontera del Imperio Romano de nuevo fueron los ríos Rin y el Danubio. Al mismo tiempo, les permitió a los Francos y Alamanes establecerse como aliados romanos (foederati)en territorio romano, a su vez eses tenían que ser leales al imperio y defender la frontera si era necesario. Los Francos se establecieron en las áreas abandonadas en la orilla izquierda del Rin, y hasta la mitad del siglo IV hubo paz en la frontera.

Germania Secunda

A finales del siglo III, un emperador fuerte ascendió al trono: Diocleciano (284-305). Con el fin de gobernar sobre el imperio enorme de manera mejor, lo dividió en una parte del este y otra del oeste y designó a un co-emperador, y los dos emperadores destinaron cada un a un jefe del ejército como junior emperador (tetrarquía). El emperador del oeste junior tuvo su sitio en Tréveris, es decir casi junto a la frontera del Rin. Diocleciano reorganizó las provincias romanas. Germania Inferior quedó inalterada, sólo con el nuevo nombre "Germania Secunda", Germania Superior se dividió.

Constantino

Sin embargó, la tetrarquía no duró. Ya el emperador Constantino (306-337) prevaleció en una sangrienta lucha por el poder contra su emperador rival. Según la leyenda, debe su victoria en el Puente Milvio a Dios. En 313, el cristianismo, todavía perseguido por Diocleciano, fue reconocido, aún privilegiado. Constantino mismo no lo vivió; como tantos otros emperadores fue un hombre ambicioso que mandó matar a competidores, incluso familiares. Constantino fundó una nueva capital, Constantinopla en el Bósforo, después Bizancio, hoy Estambul.

La frontera del Rin fue fortificada. Alrededor de 310, un campo militar en Colonia-Deutz en la orilla derecha el Rin fue construido por los soldados de la XXII Legión Primigenia, de nuevo con piedras de la montaña Drachenfels. También se construyo un puente pavimentado para conectar el campo militar con la ciudad situada en la orilla izquierda. En aquel entonces, unos 20.000 personas vivían en la ciudad romana de Colonia Claudia Ara Agrippinensium y sus alrededores. La región era muy cosmopolita ya en ese entonces: además de los romanos y sus dioses había cristianos, judíos, y también gente que creían en Isis y Mitra. Materno (313/314) era el primer obispo de Colonia que conocemos por su nombre.

Los francos conquistan Bonn y Colonia

Cuando otra sangrienta lucha por el poder estalló en el Imperio Romano después de la muerte de Constantino, los Alamanes y los Francos cruzaron el Rin otra vez. Alrededor de 350, los Alamanes controlaron grandes partes del este de Galia. En 353, los Francos destruyeron el campo militar de Bonn, en 355, conquistaron y saquearon Colonia. Pero Juliano, el sobrino de Constantino y comandante del ejército galo, pudo empujarles al otro lado del Rin, después de peleas violentas (363). El re-conquistó Colonia y mandó reconstruir y fortificar la guarnición de Bonn. Poco después, ascendió al trono imperial (361-363). Es apotado de "apóstata" pues renegó del cristianismo, declarándose pagano y neoplatónico. Pero no mandó perseguir otras religiones. Juliano murió en una campaña contra los sasánidas, de aquí en adelante todos los emperadores eran cristianos.

En aquel entonces, Roma permitió a los Francos instalarse en Toxandria, hoy Bélgica. Cada vez más Francos venían, y finalmente eran el mayor grupo étnico. Era una transición pacífica y numerosos francos, entre ellos los primeros merovingios, servían en el ejército romano. Los Francos en la orilla derecha del Rin, sin embargo, quedaban enemigos del Imperio.

El colapso de la frontera renana (406/407)

Desde 395, el imperio se dividió en un Imperio Romano del Occidente y un Imperio Romano del Oriente. El Imperio de Occidente estaba en una lucha defensiva permanente, había cada vez más extranjeros en su ejército y los jefes militares eran en su mayoría germanos. En el siglo V, eran los hombres más poderosos en el Imperio Romano del Occidente.

El mayor peligro para Roma apareció en el este: los hunos de Asia Central habían migrado hacia el oeste, matando y destruyendo a todos y todo en su camino. Los pueblos derrotados tuvieron que servir en el ejército huno. Otros huyeron y buscaron protección en el Imperio Romano. También los visigodos vivían como aliados (foederati) en territorio romano. Varias veces, el emperador Teodosio I. luchó por el trono del Imperio Romano del Occidente, y cada vez sus auxiliares visigodos fueron los que más sufrieron. Cuando finalmente se les permitió regresar, encontraron sus asentamientos destruidos por los hunos. Como no encontraron paz en el Imperio Romano del Oriente, marcharon bajo su líder Alarico a través de los Balcanes en el Imperio Romano del Occidente. En 401/402, llegaron en Italia. El emperador Honorio se trasladó con su corte a Rávena, que fue considerada inexpugnable. Su jefe militar Estilicón, un vándalo, pudo derrotar a los visigodos. Pero ya en 405/406, otro ejército godo invadió Italia, y Alarico y sus tropas todavía estaban en la frontera de Italia. En esta situación de emergencia, los romanos retiraron las tropas del Rin.

En invierno 406/407, miles de Vándalos, Alanos y Suebos cruzaron el Rin congelado cerca de Maguncia, derrotaron a los Francos leales a Roma en la orilla izquierda y invadieron Galia. Durante muchos años, anarquía y necesidad reinaron en Galia. Bandas francas asaltaron Colonia. En 440, la ciudad fue reconquistada por los Romanos, pero ya en 446 los Francos volvieron. Una vez más los Romanos pudieron rechazarles, pero fue evidente que el gobierno romano iría terminar.

Aecio, Atila y la batalla de los Campos Cataláunicos

Alrededor de 450, el rey de los hunos, Atila, gobernaba sobre un gigantesco imperio que se extendía desde el río Volga en el este hasta el Rin en el oeste, era el hombre más poderoso del mundo conocido. En nombre de Roma, el poderoso líder militar Flavio Aecio había mantenido buenas relaciones con él. Pero luego entonces hubo discordia, y Atila tomó las armas. En la primavera de 451, los hunos llegaron al Rin. Los Alemanes lucharon contra ellos, los Francos en la orilla derecha se sometieron y tuvieron que servir como tropas auxiliares en el ejército de Atila. Mientras que Aecio convocó a sus aliados, el ejército de Atila invadió Galia.

En la batalla de los Campos Cataláunicos, tal vez cerca de Châlons-en-Champagne o Troyes, los dos ejércitos se enfrentaron. En ambos lados, coaliciones en parte forzadas se enfrentaron. Solo la mitad del ejército de Atila fueron Hunos, la otra mitad fueron Ostrogodos, Gépidos, Burgundios y los Francos recién derrotados de la orilla derecha del Rin. En el ejército de Aecio, la mitad fueron Visigodos, la otra mitad fueron Romanos y Francos de la orilla izquierda del Rin, Borgoñones y Alanos. Aecio y sus aliados derrotaron a los Hunos, Atila y se retiró de Galia. Dos años más tarde murió, y su imperio se vino abajo. Aecio no le sobrevivió por mucho tiempo, en año 454 fue asesinado.

El fin del dominio romano en Renania (455)

En 455, Colonia fue finalmente capturada por los Francos. El dominio romano en Renania se terminó, y alrededor de 475, también la lengua latina desapareció. En aquel entonces, los emperadores romanos ya no tuvieron ningún poder. El último de ellos, Rómulo Augústulo, fue dispuesto en 476 por el comandante militar germano Odoacro.