El Dragón del Rin | Mobile Buscar Mapa del Sitio | Alemania Inglaterra Francia

Drachenfelsbahn, Kulturkampf y cathedral de Colonia - la era de Bismarck

Era Bismarck

Alemania, alrededor de 1871. Arriba algunas impresiones de esta edad: Margarethenhof, soldados de la infantería, la cathedral de Colonia, Drachenfelsbahn, Bismarck con sus perros, un cemeterio de la guerra, el castillo Berg en Baviera donde murió el rey Luís II.

El Imperio era un estado federal compuesto por 25 estados, 22 monarquías y las tres ciudades libres de Hamburgo, Lübeck y Bremen, además Alsacia y Lorena.

Guillermo I y Bismarck

Guillermo I (en alemán Wilhelm, 1861-1888) es uno de los más conocidos monarcas de Prusia y Alemania. Durante casi 30 años, él y su "Canciller de Hierro", Otto von Bismarck, decidían sobre Prusia y luego Alemania. Con la unificación, un gran deseo de mucha gente se había cumplido. Sin embargo, con unos 10 millones de alemanes en Austria que ahora vivían fuera del Imperio, Prusia dominaba el Imperio: era con creces el estado más grande, tenía el ejército más grande, la corona era hereditaria de la dinastía de los Hohenzollern, y el primer ministro de Prusia era al mismo tiempo canciller del Imperio.

Alemania no era el estado democrático por el cual los revolucionarios de 1848/49 habían luchado, sino un estado autoritario en muchos aspectos. La Constitución de 1871 les dio amplios poderes al emperador (en alemán: Kaiser) y al canciller. Este tenía que responder sólo al emperador por su política, no al parlamento, el Reichstag. Además, en Prusia como estado más grande había un sistema de votación muy restrictivo que les privilegiaba a la pequeña parte más rica de la población y de hecho aún excluía a mucha gente pobres.

"Gründerzeit" - era de fundación

La unificación fue un catalizador para la economía del Imperio. Ahora se unificaron las medidas, pesos y monedas igual que la jurisprudencia, y las reparaciones de guerra por parte de Francia trajeron una "bonanza" en el país. Se construyeron ferrocarriles, nuevas fábricas y Alemania se convirtió en una potencia industrial. Quien tenía dinero, compró acciones y se hizo construir una magnífica casa.

Aunque los monarcas y la aristocracia podían mantener su papel de liderazgo en la política hasta la Primera Guerra Mundial, el siglo XIX se marca por la clase media rica y bien educada: abogados, notarios, médicos, arquitectos y funcionarios. Con la industrialización, los dueños de fábricas, banqueros y dueños de capital se hacían cada vez más influyentes. Todo abajo eran los trabajadores de industria. A partir de la década de 1850, se habla de la revolución industrial. Cada vez más personas buscaban trabajo en las fábricas: artesanos que habían tenido que cesar sus negocios, jornaleros y hijos de pequeños agricultores que no podían vivir de lo que ganaban en la agricultura. Un nuevo segmento de la población nació: la clase obrera industrial. En muchas áreas, nuevas ciudades crecieron, por ejemplo en el Área del Ruhr. Las condiciones de vida y de trabajo eran a menudo miserables.

La crisis económica mundial de 1875 debilitó el casi veinte años de estancamiento siguieron. Pequeños artesanos y comerciantes temían que el deterioro social, muchos habían perdido su capital. Entre los años 1865 y 1890 más de 10 millones emigraron de Europa en los Estados Unidos.

Kulturkampf - lucha de Bismarck contra la Iglesia Católica (1872-1880)

Tras la exclusión de Austria, la potencia católica, los protestantes dominaron en el Imperio, además la casa reinante de los Hohenzollern y la mayoría de los miembros del gobierno eran protestantes. En Renania, una región dominada por el catolicismo ya por siglos, se agravaban las tensiones entre católicos y protestantes, y el Partido de Centro Católico ganaba cada vez más votos.

Sin embargo, no había paz en la Iglesia Católica tampoco. Los partidarios de la línea papal estrictamente conservador luchaban contra los católicos moderados y liberales. Bajo el papa muy conservador Pío IX, la crisis llegó a un punto: él condenó cada idea diferente de la papal, y el Primer Concilio Vaticano de 1870 proclamó la infalibilidad papal en cuestiones de fe y moral. Una minoría entre los católicos rechazaron este dogma y se reunieron en la Iglesia Católica Antigua. Las sanciones de la Iglesia Católica siguieron en seguida, entre otros medidas mandó que el gobierno despidiera a los maestros y profesores insubordinados. Bismarck se alarmó. Los maestros y profesores universitarios eran funcionarios del estado, y temía que la autoridad del Papa socavaría la del emperador. Bismarck se negó a hacerlo, apoyado por los liberales y los viejos católicos. Lo más probable, ningún canciller, excepto un político del Partido del Centro Católica, hubiera tolerado que un papa se metiera de tal manera en los asuntos del Estado.

Pero luego Bismarck decretó una serie de leyes para acabar con la influencia de la Iglesia Católica en Alemania. Algunas de sus últimas leyes fueron percibidas como acoso, aún por protestantes leales al estado y miembros de la familia imperial. Los arzobispos de Colonia, Münster y Tréveris fueron detenidos y expulsados, obispados y parroquias fueron vacantes, las escuelas católicas y las órdenes ya no existían. Pero la gran mayoría de los católicos no se rindió. Al contrario, se fundaron nuevos ordenes y monasterios, hospitales, orfanatos e instituciones de caridad, la prensa católica y el Partido del Centro Católico llegaron a ser mas fuertes. En todo, el Kulturkampf fortaleció el catolicismo en Alemania en lugar de debilitarle.

Bismarck comprendió que no podía ganar esta pelea. Cuando el Papa Pío IX murió en 1878, negoció un acuerdo con el nuevo y más moderado papa León XIII. En los años siguientes, se mitigaron varias leyes. La inauguración de la Catedral de Colonia en 1880, que finalmente fue terminada después de 40 años de trabajo, debería poner el sello de la paz entre el estado de Bismarck y la Iglesia Católica. El emperador Guillermo I y la emperatriz Augusta habían viajado a Colonia para asistir a las celebraciones. Sin embargo, el ambiente era frío, y se mantenían las tensiones.

Leyes anti-socialistas

Ya en 1878 empezó un nuevo conflicto: la lucha de Bismarck contra los socialistas. En aquel entonces, el Partido Socialdemócrata encabezado por August Bebel abogaba el marxismo y veía en el estado de Bismarck el enemigo de la clase obrera. Por eso, una cooperación era imposible, aunque Bismarck se daba cuenta de la vida precaria de los obreros y quería ayudarles. Utilizó dos intentos fallidos de asesinato contra el emperador Guillermo I como pretexto para imponer una ley contra los socialistas en el Reichstag, aunque sabía que los socialdemócratas no tenían nada que ver con los atentados. Desde 1878 hasta 1890, todos los reuniones y manifestaciones fueron prohibidos, igual que prensa y libros, y muchos socialdemócratas fueron encarcelados o expulsados del país. Sin embargo, las penurias sufridas fortalecían la cohesión entre los socialdemócratas, y ganaban cada vez más votos en las elecciones.

Sistema de bienestar social de Bismarck

Al mismo tiempo, Bismarck se daba cuenta de que la clase obrera vivía en condiciones precarias y de que su estado tenia que ayudarla. Contra la feroz resistencia de la izquierda y de derecha, llevó a cabo un notable sistema de bienestar social: beneficios por enfermedad, accidentes y maternidad, comedores y vestuarios y un plan nacional de pensiones. En aquel entonces, era el mejor sistema de bienestar del mundo, pero no ganó la clase obrera para el Estado.

Imperialismo

Mientras que la política exterior de Bismarck se concentraba en asegurar el Imperio alemán en el continente europeo, Inglaterra, Francia y Rusia ya tenían colonias en África, Asia, América del Sur y el Pacífico. Durante mucho tiempo, Bismarck vacilaba, pero luego Alemania también estableció colonias en Togo, Camerún, el suroeste y el este de África, Kaiser-Wilhelm-Land en Nueva Guinea, el archipiélago de Bismarck y las Islas Marshall. Al mismo tiempo, por iniciativa de Bismarck, las principales naciones europeas y los Estados Unidos se reunieron en Berlín para resolver las cuestiones de la expansión colonial en África Central.

El año de los tres emperadores

El 9 de marzo de 1888, el emperador Guillermo I murió poco antes de su 91 cumpleaños en Berlín, muy llorado por su país. Su hijo Federico III (en alemán Federico III, 1888) no pudo unirse a la procesión fúnebre a través de Berlín, porque sufría de cáncer de laringe incurable. Federico III murió ya 99 días más tarde, el 15 de junio de 1888, en su amado Nuevo Palacio en el parque de Sanssouci en Potsdam, dejando a su hijo Guillermo II (en alemán Wilhelm, 1888-1918) como nuevo emperador.

Referencias

El cuadro del Margaretenhof es de www.zeno.org zenodat.