El Dragón del Rin | Mobile Buscar Mapa del Sitio | Alemania Inglaterra Francia

Edad Media Tardía

Edad Media Tardía

Sacro Imperio Romano, alrededor de 1250. Tras la muerte de Federico II el imperio de los Hohenstaufen derrumbó. Sus hijos Manfredo y Conrado y su nieto Conradino murieron luchando por su herencia. El sur de Italia se perdió para siempre. En la Tierra Santa, el fin de los estados cruzados era evidente, el imperio latino de Bizancio derrumbó ya en 1261.

En Alemania si hubo reyes, aún varios al mismo tiempo, pero ninguno de ellos llegó a imponerse en el país entero. Ya Federico II había cedido mayores poderes a los duques alemanes de manera que pudieron convertirse en señores de sus tierras. Una gran parte de los territorios propios del imperio que antes eran la base de los bienes y del poder de los reyes ahora pertenecieron a los duques. De aquí en adelante, el poder real se declinó cada vez más, dándole el paso a un periodo de inestabilidad política y luego una monarquía en que el verdadero poder era con los duques. Al extranjero, sin embargo, reinaban monarcas poderosos y sin escrúpulos: Eduardo I "Longshanks" de Inglaterra, quien combatió los "Bravehearts" de Escocia, y Felipe IV "el Hermoso" de Francia, quien derrotó a los Caballeros Templarios y aún mandó asesinar al papa. Luego, bajo la influencia del rey, los papas abandonaron Roma y tomaron su sede en Aviñón (1309-1379).

El castillo encima de la montaña Löwenburg

En nuestra región la muerte de Enrique III. 1246/47 de Sayn fue una cesura. Él había sido un hombre poderoso, que estaba en contacto con los grandes, aún los emperadores del Imperio. Como el conde no tenía hijos, sus territorios y bienes pasaron en las manos de sus nietos, pero no lograban a mantener su plenitud de poderes. El conde había legado en herencia el castillo Löwenburg a su esposa Mathilde como asiento de viuda, pero dentro de poco ella le cedió a los nietos. Con Juan I de Löwenberg (1271-1306) empieza un nuevo capitulo en la historia del castillo Löwenburg.

Piedras de la montaña Drachenfels para la catedral de Colonia

En arte, el estilo gótico prevalecía en Alemania también. En 1248, el arzobispo Konrad von Hochstaden puso la primera piedra para la nueva catedral gótica de Colonia. Con esto, buenos tiempos para los burgraves del Drachenfels empezaron, ya que la traquita del Drachenfels fue la piedra perfecta. En 1273, se firmó un tratado sobre la explotación de canteras de traquita del Drachenfels que dentro de poco les trajo bienes considerables a los burgraves.

Batalla de Worringen

Durante la Edad Media entera los Arzobispos de Colonia fueron personas bastante importantes en el Imperio y en nuestra región. Pero su supremacía en la región era disputada cada vez más por los Condes de Berg del norte, y los habitantes de la ciudad de Colonia querían acabar con el gobierno del arzobispo. Cuando una guerra regional estalló acerca de la sucesión Limburgo, ambos partidos se enfrentaron en la batalla de Worringen en Junio de 1288. Como vasallos del arzobispo, los condes de Drachenfels, Wolkenburg y Löwenburg le siguieron en la batalla - y sufrieron una derrota terrible. El arzobispo igual que los condes fueron capturados por el conde de Berg, y el arzobispado de Colonia perdió su predominancia en la región.

La dinastía de Luxemburgo

Bajo Carlos IV, la casa de Luxemburgo llegó a ser la más poderosa del Imperio por sus propios estados patrimonios (en alemán: Hausmacht). Como era de Bohemia, convirtió Praga en su capital, en aquel entonces nació la "ciudad de oro" con la universidad de Carlos, primera universidad alemana en el Sacro Imperio, el Puente de Carlos sobre el río Moldava, la catedral gótica de San Vito y el Castillo de Karlštejn. En 1356, el rey legisló la llamada Bula de Oro, en que estipuló la elección del rey por los siete Kurfürsten, y les garantizó la soberanía en y la integridad de sus territorios.

La Peste Negra asoló grandes partes de Europa, un tercio de la populación murió. No había ningún remedio, la gente eran perdidos y creían que Dios les había abandonado. Ya no tenían fe en los clérigos, pues muchos llevaban una vida de lujo, aún de excesos, y no sabían que contestar a la gente sufriendo. En esto tiempo apocalíptico, aparecieron gente llamado flagelantes quienes pasaron por las calles flagelándose, pidiendo a Dios perdón y salvación de la peste negra. Con el tiempo, los autoridades se sintieron amenazados por el movimiento flagelantes y le persiguieron.

Otra vez les acusaron a los judíos, hubo progromos y mataron muchos judíos. En la Edad Media, se les prohibía a los judíos de ejercer un comercio otro de prestadores de dinero. Mucha gente les debían una cantidad enorme de dinero, deudas que desaparecían tras la muerte de los prestadores judíos. Un contemporáneo comentó que "si los judías hubieran sido pobres, la gente no les habría matado". Carlos IV sabía lo que pasaba, pero no les protegía, aunque hubiera sido su obligación, pues los judíos le pagaban una cantidad enorme al emperador para poder vivir en seguridad.

El año en que murió Carlos IV, el Gran Cisma de Occidente ocurrió (1378-1417): hubo dos papas, ambos con sus obediencias y alianzas políticas, que se pelearon. El hijo mayor, Wenceslao (1378-1400) fue incapaz y tiránico y los príncipes electores le destituyeron. En su lugar, eligieron a Ruprecht von der Pfalz (1400-1410), rey esforzado pero sin dinero y sin suerte, que murió poco después. Su sucesor fue Segismundo de Luxemburgo (1410-1435), que ya había luchado contra los turcos. Segismundo logró en convocar el concilio de Constanza para resolver el cisma occidental. Pero no lograron a reformar la iglesia, y además condenaron al sacerdote Juan Hus de Praga y le quemaron en la hoguera. Después, hubo una rebelión en Bohemia y por algunos vente años, las guerras husitas devastaron al país (1419-1436).

Las armas proliferan

En nuestra región también esos años eran marcados por conflictos armados. Los hombres más poderosos eran los Condes, desde 1380 en adelante los duques de Berg, y seguían luchando contra los arzobispos de Colonia. Una y otra vez nuestra región fue atacada por ambos lados. En aquel entonces, la ciudad de Königswinter fue fortificada por una muralla igual que el castillo encima de la Löwenburg. Finalmente, en 1484, el castillo de Löwenburg pasó a los Condes de Berg.

Godart de Drachenfels

El más conocido entre los Condes del Drachenfels, Godart, fue un hombre muy rico, había ganado riqueza con la traquita del Drachenfels y el arzobispo de Colonia le debió una cantidad de dinero enorme. Una anécdota dice que él siempre llevaba un anillo con una piedra preciosa - un trozo de traquita del Drachenfels! En 1425, el Arzobispo tuvo que entregarle la montaña Wolkenburg con su castillo como hipoteca.

La dinastía de Habsburgo

Tras la muerte de Segismundo, fue elegido su yerno, el Habsburgo Albrecht II (1438-1439). Desde aquí en adelante, la corona se quedó con los Habsburgos. Albrecht II. mismo murió ya dos años después en el combate contra los turcos. El Imperio Otomano siguió expandiendo, en la batalla de Kosovo 1389 habían derrotado a los Serbios, en 1396, en la batalla de Nicopolis, habían vencido un ejercito cristiano bajo Segismundo mismo. Finalmente en 1453, la ciudad de Constantinopla cayo a los turcos y el Imperio Romano de Oriente desapareció, dándole el paso a la consolidación del gran Imperio Otomano.

Referencias

El cuadro del Codex Manesse es de la Wikipedia alemana, public domain service.